Inicio » Curiosidades » La Maternidad de la A a la Z: “L” de logística

La Maternidad de la A a la Z: “L” de logística

Siguiendo con el carnaval de Trimadre a los 30 en la que un montón de mamás completan un vocabulario con palabras relacionadas con lo que supone para ellas la maternidad: carnaval Maternidad de la A a la Z, esta semana vuelvo a participar con otra letra L de logística.

Estarán conmigo el resto de padres en que cuando tienes un bebé te cambia la vida para siempre. Los tiempos y las necesidades cambian radicalmente. Tú ya no eres tú y tus circunstancias. Tú eres la Otra para los restos, lo tuyo ya queda en cola de espera en previsión mientras tus hijos y sus cosas pasan a copar el primer puesto de todas las listas posibles. Y sus enseres y provisiones son siempre fundamentales. Tus hijos y sus cosas, haz la logística diaria de eso: ja! Te conviertes en la Jefa de Compras, Logística y Almacén de la casa, en la responsable diaria de que aquí no falte de ná.

coche-viaje

Si antes de que nazca tu hijo salíais tranquilamente sin más preocupación de coger llaves, móvil y cartera ahora ólvidate, que aunque sea para estar un par de horas en el parque debajo de tu casa te llevas casi la casa entera. Desde el cochecito con su saquito, mantita y sombrillita por si sale el sol (eso que cada vez vemos menos, sobre todo por el norte) hasta sus pertenencias más queridas: chupetes, mordedor, ositos, cochecitos, moto, triciclo, pelota… Por no hablar de los “porsiacaso”. Eres la reina del “porsiacaso”: por si acaso tiene hambre (ya merendó) voy a llevar unas galletas, zumo, tortas de maiz, agua, servilletas de papel, baberos y algo de jamón. Por si acaso hace frío (un sol en ciernes en el horizonte) voy a coger chaqueta, abrigo y chaleco. Por si acaso se moja, se mea o se mancha, voy a coger una muda de todo, zapatos incluidos. Por si acaso se cae, tiene fiebre o se corta voy a coger un mini botiquín que ríete tú del que tienen en el centro de salud. El “por si acaso” marca tu rutina a fuego…. Un estrés diario sin fin. El  cochecito del niño parece un puesto ambulante del mercadillo local.

Y la logística para los viajes, aunque sean de fin de semana, son una locura. Ahí ya para empezar discutes irremediablemente con el conductor, que suele ser el guía y mozo de carga a la par que padre de la/s criatura/s, y que todo le parece mucho. Exageraciones. Desde la cuna de viaje, bañerita, toallitas, juguetes, sillitas de paseo, maletita con ocho modelos diferentes para dos días, pañales, ropa de cama (toalla baño, sábanas de cuna, mantitas varias) hasta todo el tema de aprovisionamiento: purés, papillas, leche de fórmula, biberones, dosificadores, cucharitas varias, sus vasitos de agua. Y sus dos maletas, su bolso del cochecito, sus juguetes… Total, que cuando llegas al coche y lo metes todo en el maletero tipo tetris, y logras cerrarlo a duras penas, te acuerdas que faltan vuestras cosas. Y vuelta a empezar.

Y esto multiplicado por dos niños parece que no, pero estresa un rato. La logística diaria de la casa en torno a ellos es abrumadora e interminable ya que como un bucle se repite un día tras otro hasta la saciedad extendiéndose a todos los ámbitos. La verdad que ya ni me acuerdo de cómo se vivía sin tantos bártulos ni complicaciones, de cuando sólo me tenía que preocupar de mis cosas…. Lo más curioso es que ni lo extraño porque estoy feliz cual perdiz con este caos diario que es mi casa y sus circunstancias.

AZ de la maternidad - Imagen

“La maternidad de la A a la Z” es un carnaval de blog iniciado por Trimadre a los Treinta que consiste en que cada madre participante describa un sentimiento al que ha descubierto un nuevo sentido con la maternidad, o una faceta de su personalidad que desconocía antes de ser madre. El objetivo es crear en red, colaborando unas con otras, un “Diccionario de madres” con el que reírnos, emocionarnos y conocernos un poco más.

Podrás ver todos los post participantes en el siguiente enlace:

Y si quieres podrás seguirlos también en Twitter #azdelamaternidad

Anuncios

12 pensamientos en “La Maternidad de la A a la Z: “L” de logística

  1. Qué buena palabra, y es verdad, nos convertimos en ingenieros del tetris, como poco… Yo siempre he sido muy ordenada hasta la compulsividad, así que imagínate lo que supuso para mí la maternidad, jajajaja. Pero coincido contigo, al final ese caos tiene su encanto… Y me ha enseñado a relajarme un poquito, que falta me hacía.

    Un beso y bienvenida!!!

  2. Pingback: El diccionario de la Maternidad de la A a la Z: I de Internet | Madre del siglo XXI

  3. Me encanta pq la historia acaba bien ¡hehe!
    Que miedo le tengo yo a esto de la logística. Pq yo solita ya soy de ir con un bolso súper grande con todas mis cosas por si tengo frío, por si tengo sed, por si se me cae el moco, para hidratarme, por si voy a comprar,… ¡La que me espera!

    Un beso,

  4. Buenísima la palabra!!! Sí que hacemos logística!!! El cochecito de Muri también parece un puesto del mercado jajaja y ni hablar de las vacaciones… casi dos valijas sólo con cosas de mi hija, más el cochecito y sin contar que no tenemos auto… un cacharrerío en el omnibus. La casa caos!!! Me sentí muy identificada. Me encantó!

    Besotes

  5. Creo que yo con esto soy la anti-madre….o…..la logistica y yo no nos llevamos bien jaja siempre llevo poquísimas cosas!!!!!!!!!!!!

  6. Cada vez que nos vamos de viaje vamos a tope. Además, llevamos lo mismo, da igual te vayas dos semanas que a comprar el embutido debajo de casa. Luego a la vuelta vamos igual de cargados, porque claro, los porsi no han hecho falta…
    Un abrazo.

  7. LA verdad que yo soy de pensar que un hijo no te cambia tanto la vida… o no debería! a mi pareja y a mi nos gustaría seguir haciendo nuestras cosas y que la picola participe en todo con nosotros…
    pero después de leer tu post, creo que va a ser bastante complicado! TIENES ABSOLUTAMENTE RAZON! No habia ni pensado a la lista de “Por si…”
    ay, que poco a poco voy viendo la realidad de la maternidad!!! jajajajajaja

    un beso!

  8. Muy muy bueno, en lugar de armarios tenemos pequeños almacenes y en lugar de hablar de ropa de repuesto hablamos de stock! Jajaja, la verdad es que es increible la cantidad de cosas que hay que llevar y prever cuando se tiene un hijo. Me lo llegan a decir antes de nacer little Ana y no hubiera dado crédito!

    Un beso!

  9. Ayyyyy de solo pensarlo ya me estresé! pero no sé por qué si el caos ya forma parte mi vida! Los primeros meses, solía ser la reina del “por si acaso”… ahora me he moderado un poco, pero a veces no puedo con mi genio y sin necesidad me lleno de cosas en la cartera y maletera. Me tardó un poco acostumbrarme a mi nuevo rol de “yo me encargo de que no nos olvidemos de nada”, pero ya es parte de mí. Aceptémoslo, sin la mamá la casa se cae… todo se cae 🙂
    Un abrazo!

  10. una palabra que ha cogido mucha importancia en mi familia… cada vez que salimos es toda una odisea pero… como un día se me olvide algo (ejemplo ayer que me llevé todo menos unos pantalones de recambio para la niña) pues lo voy a necesitar fijo, sí o sí (la niña tuvo un escape de caquita hipermegablanda y todo el pantalón sucio) qué le vamos a hacer… muy buena tu entrada 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s