Inicio » Consejos » Posturas para tener una espalda sana en la lactancia

Posturas para tener una espalda sana en la lactancia

Este post es una especie de terapia para aquellas madres que sufrimos los dolores de espalda tras un periodo de lactancia en el que descuidamos los cuidados básicos para fortalecerla y preservarla de malos hábitos en nuestras posturas durante las tomas. Cuando comenzamos a amamantar a nuestras criaturas estamos tan pendientes de que éstas se sacien y coman a discreción, que nos olvidamos de lo fundamental, cuidar nuestro cuerpo para evitar las dolorosas contracturas. Si buscas cualquier dolencia o problema durante esta etapa casi todo se reduce a la higiene y salud del pecho en la madre y las dificultades del recién nacido para cogerse bien al pecho. Pero ni mu de la espalda y del esfuerzo diario al que es sometido durante este periodo. Por eso quise buscar y escribir este post, para que tú, futura madre o reciente mamá de una criaturilla, puedas informarte de las mejores posturas y buenos hábitos para evitar estas tensiones musculares tan dolorosas.

Lactancia materna y posturas para evitar dolor muscular espalda

Orígenes del dolor de espalda:

  • En el embarazo el peso y los cambios en los ligamentos y las articulaciones que han surgido hacen que se estiren sobremanera dejando nuestro cuerpo dolorido. Y tras dar a luz ese dolor no desaparece fácilmente.
  • Los kilos ganados durante el embarazo dificultan la circulación y favorecen la aparición de varices.
  • La mayoría de las mujeres comienza a inclinarse hacia atrás durante los últimos meses del embarazo lo que hace que la espalda trabaje aún más.
  • Cuidado con la forma de caminar, evita la marcha “de pato” típica en algunas mujeres embarazadas y que a menudo se mantiene en el postparto.
  • La subida de la leche puede ser dolorosa, y este dolor puede irradiarse a la espalda.
  • Una posición encogida durante la lactancia puede conducir a la tensión y el dolor en la zona del hombro y el cuello. Por ello es importante que tengas una actitud relajada ante la lactancia.

Una clave esencial para evitarte ese temido dolor de espalda es tenerla lo más recta posible cuando das el pecho… ¿Cómo? Manteniendo los riñones pegados a una silla o cojín anatómico para conseguir que el resto se mantenga firme. Ten en cuenta que si te inclinas tú sobre el bebé, la musculatura se resentirá. Lo que debes de hacer es acercar al bebé al pecho una vez que has iniciado la toma y estéis ambos cómodos, prueba si es demasiado pequeño a utilizar una almohada o cojín para alzarlo a la altura de tu pecho.

Otras recomendaciones que te ayudarán:

  • Usa calzado de tacón bajo, no plano, en el que apoyes bien el arco del pie.
  • Pide ayuda para levantar objetos pesados.
  • Evita estar mucho tiempo de pie.
  • Cuando estés dando de lactar a tu bebé coloca un pie o los dos en un soporte o una caja un poco alta. Si puedes apoyar los brazos mucho mejor, sobre todo porque cogerás a tu bebé sin aguantar tú todo el peso.
  • Si puedes reservar una butaca o silla cómoda y ergonómica para dar de mamar durante todos estos meses, mejor.
  • No cruces las piernas.
  • Si das las tomas de la noche en la cama recuerda al sentarte, ponerte un cojin en la espalda y apoyar tu espalda en él.
  • No te inclines hacia adelante para recoger cosas, agáchate doblando las rodillas y con la espalda lo más recta posible.
  • Siéntate en sillas con respaldo para apoyar la espalda, o usa una almohada o cojín pequeño detrás del área inferior de la espalda.
  • Aplica calor o frío en el área dolorida o masajéela.
  • Si te lo puedes permitir, por tiempo y dinero, recurre a los servicios de un fisioterapia una vez por semana, te ayudará a reducir los dolores y posibles contracturas

Los ejercicios para la espalda pueden ayudar a aliviar el dolor en esa área. Estos ejercicios fortalecen y estiran los músculos que apoyan la espalda y las piernas, y promueven una buena postura ya que mantienen fuertes los músculos de la espalda, el abdomen, las caderas y la parte superior del cuerpo. Además, no sólo alivian el dolor de espalda sino que la preparan para el trabajo de parto y el parto. Mantenerse activa durante el embarazo puede ayudar a aliviar el dolor de espalda. Los ejercicios acuáticos y las salidas a caminar se pueden hacer sin riesgo y son muy buenos para la espalda.

Y recuerda que hasta para empujar el cochecito de tu bebé puedes contribuir a mejorar tu estado físico y muscular:

  • Ajusta la altura del carrito para que te resulte cómodo.
  • Pon la cabeza al frente.
  • Mantén los hombros bajos y un poco hacia atrás.
  • Flexiona los codos suavemente, no los bloquees estirándolos del todo.
  • Mantén las muñecas alineadas con el antebrazo (debido a la inflamación causada por retención de líquidos durante el embarazo, es frecuente el síndrome del túnel carpiano)
  • Contrae los abdominales durante el movimiento
Anuncios

3 pensamientos en “Posturas para tener una espalda sana en la lactancia

  1. Yo ahora también padezco un poco de dolor de espalda al dar el pecho, pero curiosamente durante todo el embarazo no tuve grandes dolores, una buena idea es también usar una almohada especial, yo por ejemplo sé que en http://www.shopmami.com tienen varias para el embarazo para que no te duela la espalda, a lo mejor es también una buena idea, 🙂 ¡Muy chulo y muy claro el blog!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s